Volkswagen, Ford… mas todo un sector

Post Público 21/06/2022 12 562
  • |
  • |

Estamos a favor del trato igualitario pero no con la fórmula del “café para todos” para contentarnos. Lo único que pedimos son las mismas oportunidades, el mismo reconocimiento y el mismo apoyo

Estas semanas hemos celebrado y aplaudido la llegada, como no podía ser menos, y porque así lo sentimos por el beneficio que va a conllevar, de la Gigafactoría de Baterías de Volkswagen.

 

Una planta que ocupará una superficie de 200 hectáreas en Sagunto, comenzará su construcción en el primer trimestre de 2023 y abrirá sus puertas en 2026. Según se estima, además de la creación de 3.000 empleos hasta 2030, podría generar 12.000 indirectos y gracias a sus baterías se fabricarán alrededor de 650.000 coches eléctricos cada año. Asimismo, será un imán de atracción de empresas proveedoras y de personal cualificado.

 

Por eso, como máxima organización empresarial representativa del sector metal al que estará vinculado esta factoría, aplaudimos la decisión del grupo alemán por decantarse por Valencia, elogiamos el esfuerzo del Consell por acelerar los trámites para garantizar el suelo y celebramos que, además, este emplazamiento estratégico en nuestra Comunitat servirá de impulso para la industria auxiliar del metal.

 

Y si a ello se pudiera unir una favorable decisión sobre la permanencia de la factoría de Ford en Almussafes, la celebración sería múltiple porque allanaría el camino para la consolidación de nuestro tejido productivo.

 

Pero debemos de ser realistas porque estas dos posibles oportunidades que tenemos encima de la mesa, no son el final de un camino. Son sólo el principio de un camino largo y muy duro, en el que aquellas empresas o personas que pretendan incorporarse a estos proyectos, deberán demostrar una excelencia en su gestión, así como unos altísimos niveles de capacitación personal basados en la formación continua.

 

Y ahí va a estar, de forma incondicional, FEMEVAL, nuestra federación, la organización que representa a todo un sector, buscando siempre estar en la vanguardia en la generación y prestación de servicios de valor añadido para guiar a nuestras empresas en la mejora de su competitividad. Acompañando a nuestras personas a formarse para buscar esa capacitación especializada que la situación requiere. Y también, porque forma parte de nuestro ADN, reclamando a nuestras administraciones políticas de apoyo para unas empresas que llevan años de trabajo y esfuerzo, y se merecen igualdad de oportunidades, calor y apoyo.

 

Y me refiero a las empresas de la industria, comercio y servicios del metal, uno de los principales sectores económicos de la Comunitat Valenciana en número de empresas (36.230), generación de empleo (182.000 personas que representan el 12,59% de la población ocupada), contribución al PIB (27,86%) y volumen de sus exportaciones (9.300 millones €). A su vez, supone el 12% de la economía de la Comunitat y ejerce un efecto dinamizador sobre el resto de sectores de actividad y el conjunto de nuestro territorio.

 

En resumen, se trata de la columna vertebral del tejido productivo pero inexplicablemente, seguimos fuera de la agenda de nuestros representantes políticos. Un sector al que se le pone el listón muy alto, se le exige demostrar siempre su excelencia y se le asfixia con excesiva burocracia e impuestos. A cambio, se le presta muy poca atención y para el que nunca hay tiempo de activar una política industria clara y coordinada que llegue a TODOS los sectores y empresas.

 

Ahora que está tan en boga la igualdad, estamos a favor del trato igualitario pero no con la fórmula del “café para todos” para contentarnos, porque aunque todos los sectores son importantes, se ha de tener en cuenta su peso específico y no olvidar lo que cada uno representa. 

 

Y en ese sentido, el metal lleva miles de kilómetros recorridos como uno de los núcleos principales de progreso y desarrollo de la economía valenciana. Y lo único que pedimos son las mismas oportunidades, el mismo reconocimiento y el mismo apoyo al sector más productivo, más innovador, menos especulativo, generador de empleo cualificado, más exportador y abierto a los mercados globales.

 

Estamos ante un reto ilusionante, en el que, como sector, trabajaremos para ser partícipes de un futuro industrial mucho mejor. Y esperamos no estar solos en este camino, y afrontarlo de la mano de nuestra Administración. Sólo así ganaremos todos.