Siempre nos quedará el esfuerzo

Post Público 22/11/2021 268 134
  • |
  • |

Nuestras empresas tienen ganas de avanzar sin que nada las detenga. Pero el Gobierno no está facilitando nuestro camino.

Tras superar un año y medio de pandemia, y en un momento en el que la reactivación económica parecía estar en marcha, vuelve a llover sobre mojado.

 

No podemos negarlo, la situación es complicada porque el enfoque de la actual política económica no es el más idóneo.  Nuestro sector, nuestra industria, comercio y servicios del metal, que acusan aún los coletazos de una pandemia mundial, se enfrenta, desde hace ya demasiados meses, a un alza de precios y escasez de materias primas, y a una excesiva dependencia exterior.

 

Ya en marzo lo advertíamos desde FEMEVAL que era necesario hacer un frente común contra el riesgo de desabastecimiento. Estábamos viendo venir lo que ahora está en boca de todo el mundo y resultando ser un problema global. Y por si teníamos poco, llegan daños extras con las desmedidas e inasumibles subidas del precio de la energía que nos van a pasar factura al conjunto de la sociedad, a lo que se suma el peligroso pulso entre Argelia y Marruecos que amenaza a nuestro país.

 

La crisis del Covid-19, aunque no nos ha puesto las cosas fáciles a nadie, sí nos ha dado el tiempo necesario para demostrar que nuestras empresas tienen ganas de avanzar sin que nada las detenga. Pero el Gobierno no está facilitando nuestro camino.

 

El tejido empresarial no puede desaparecer del radar de los dirigentes políticos. Pero lamentablemente, las propuestas de sectores clave no se están teniendo en cuenta para rebajar el peso de la crisis generada por la pandemia. Todo lo contrario, predomina más el ruido político en el ámbito nacional con su falta de capacidad de consenso y el escaso interés en contar con el sector privado; continúan los obstáculos burocráticos y en materia de fiscalidad, frente a otros países que están optando por reducciones fiscales para ayudar a mantener la economía y el estado de bienestar, en España vamos absolutamente al revés, por la vía de subir impuestos para compensar errores. 

 

Por su parte, la igualdad de oportunidades, el control y la transparencia en la asignación y gestión de los fondos Next Generation EU sigue siendo una incógnita y en la que no debemos quedar al margen el empresariado, sobre todo las pymes, para su correcta canalización, y seguimos reclamando una política industrial con una mayor dotación presupuestaria y una financiación justa para la Comunitat Valenciana. 

 

Así estamos a pocas semanas de finalizar un año. Inmersos en un escenario de incertidumbre perenne, de inseguridad jurídica y de pérdida continua de competitividad, y ante el que como empresas apenas tenemos capacidad para actuar, porque dependemos de decisiones políticas acertadas y ágiles que no se están adoptando.

 

Esfuerzo es la única actitud que nos queda para afrontar este contexto, en el que hay que esperar a ver qué tipo de ola viene e intentar sortearla para continuar con nuestra misión como generadoras de riqueza y empleo.

 

Repercusión en medios:

LAS PROVINCIAS: Femeval lamenta que el Ejecutivo no tenga en cuenta a las empresas

LAS PROVINCIAS (ed. impresa)