FEMEVAL solicita mayor flexibilidad en los ERTE y un reparto equitativo de la financiación para micropymes y autónomos

Nota de prensa Público 25/03/2020 380
  • |
  • |
  • |

La patronal del metal pide al Gobierno una mayor sensibilidad para el conjunto de autónomos, microempresas y pymes, ya que conforman el 99,9% del tejido productivo

Sin poner en duda la voluntad del Gobierno con la batería de medidas económicas extraordinarias para flexibilizar las condiciones de los ERTE y las líneas de liquidez bancarias aprobadas en el marco de la crisis del coronavirus, desde la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (FEMEVAL) solicitamos una respuesta rápida para la adaptación de las mismas a la situación real de las empresas, sobre todo para no paralizar la economía y preservar la actividad de micropymes y autónomos.

 

Los ERTE resultan muy complejos de tramitar y, en este sentido, FEMEVAL considera que se debería haber establecido mayor agilidad para reducir sus plazos y tramitaciones. Así, y ante los constantes cambios normativos diarios motivados por esta crisis sanitaria, la patronal del metal solicita al Gobierno una mayor sensibilidad para el conjunto de autónomos, microempresas y pymes, ya que conforman el 99,9% del tejido productivo de nuestro país. Sin duda, un eslabón fundamental para el desarrollo económico de nuestro país, pero también las más vulnerables a situaciones económicas desfavorables.

 

Al respecto, insta a que se valore la posibilidad de introducir una mayor flexibilidad en los ERTE, en especial por causas productivas, para aligerar una carga burocrática que resulta inviable y que está provocando que estas empresas se encuentren desbordadas con trámites que les sobrepasan.

 

Sobre las líneas de liquidez bancarias, si bien este plan económico extraordinario está bien enfocado en principio, la concesión de los préstamos queda al criterio final de las entidades bancarias y sólo pueden acogerse a los mismos aquellas entidades que tienen acuerdo con el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

 

Por ello, y apelando a la responsabilidad que la ciudadanía demostró durante la crisis económica de 2008 con el rescate bancario, FEMEVAL solicita que la financiación prevista sea justa y equitativa, es decir que no solo se ayude a las empresas económicamente viables, dado que se va a contar con un significativo aval de 20.000 millones de euros. Por eso, pide que se tenga en consideración a los autónomos y micropymes y que se apoyen todos sus proyectos que, aun con ciertos problemas de viabilidad financiera, dicha dotación económica puede significar su supervivencia.