Barómetro del Metal

El metal, una apuesta segura de futuro

Post Público 10/10/2022 20 544
  • |
  • |

Ante la negociación de los Presupuestos de la Generalitat para 2023, ponerse a estas alturas una venda para no ver la realidad y alcance del metal, sería subestimarnos como sector.

Con un ojo puesto en el delicado contexto económico, donde el metal debe irradiar fortaleza más que nunca y del que con esfuerzo podremos salir, fijamos ahora la mirada en la negociación de los Presupuestos de la Generalitat para 2023. Una nueva oportunidad para que este instrumento establezca el techo máximo de gasto que el Consell puede realizar, y evitar que se aplique la tijera en determinadas partidas donde no se debe cortar.

 

Nuestras empresas están sufriendo. Y cuando existe un problema es cuando más salimos como federación a la calle a buscar soluciones para dar voz a las prioridades de nuestro sector y obtener compromisos. Y una vez obtenidos, tras numerosas reuniones con los máximos responsables del Consell, es necesaria la disciplina y el trabajo duro para cumplirlos.

 

Porque no hay peor ciego que el que no quiere ver, y ponerse a estas alturas una venda para no ver la realidad y alcance del metal, sería subestimar a un sector que representa el 12% de la economía valenciana, que es uno de los principales en número de empresas (superando las 36.000), en empleo generado (más de 182.000 personas), en nivel de inversión y con una vocación exterior que alcanza los 6.400 millones de euros de exportaciones y el 32% del conjunto de las realizadas en la Comunidad Valenciana.

 

Además, supone un 29,7% del PIB industrial, es un generador de valor en su cadena de suministro porque todos los demás sectores productivos y de servicios dependen en gran medida de nuestro equipamiento, tecnología e innovación, a la par que transfiere una mayor solidez y resiliencia a las economías avanzadas.

 

Una labor que, por sí sola, ya justificaría un incremento sostenido en el tiempo de cuantías justas, objetivas y equitativas para su crecimiento y desarrollo dentro de los Presupuestos de la Generalitat.

 

Entonces, ¿no va siendo hora de que las fuerzas del Botànic II consideren al metal y sus empresas de industria, comercio y servicios como un asunto prioritario, al margen de disputas ideológicas, para dotarle de los recursos necesarios? ¿Y no es momento también de trasladar a la sociedad que no existe mejor política de protección social que la inversión en aquellos sectores que generan empleo de calidad y contribuyen al bienestar general?

 

En los XX Premios FEMEVAL tuve la oportunidad de instar públicamente a los representantes del Consell y partidos de Les Corts que nos acompañaron, a hacer pactos de gobierno de amplias miras. Y que la mejor demostración sería ver que los presupuestos de la Generalitat recogen ese interés por garantizar la soberanía industrial y la cogobernanza público-privada.

 

Hay que priorizar porque nuestras empresas no pueden esperar más a las tensiones entre partidos para alcanzar un acuerdo ni a que la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales demoren su aprobación o se presenten fuera de plazo como el año pasado.

 

Necesitan con premura partidas económicas que apuesten por modelos de negocio socialmente responsables y comprometidos con su entorno y encaminados a la transición energética, la innovación, la transformación digital y la Industria 4.0. Que se destinen dotaciones para crear un sistema de formación que aumente la capacitación profesional y genere perfiles de empleo que nuestras empresas demandan con urgencia. Y, cómo no, que se habiliten recursos para eliminar duplicidades, ineficiencias y burocracia, con una especial atención en aquellos obstáculos que desincentivan la creación y el desarrollo de las empresas como la falta la agilidad en las tramitaciones de expedientes de nuevas actividades y licencias.

 

No sabemos qué nos deparará el futuro, pero con optimismo todo se ve, sabe y sale de mejor manera. Confiemos, porque aún estamos en plazo y, además, queremos participar en su confección, que los presupuestos para 2023 pongan los cimientos sobre los que las empresas podamos crecer e incrementar nuestra aportación a la economía.