Barómetro del Metal

La fuerza del metal

Post Público 01/06/2021 273
  • |
  • |

La expresión “Compañeros del Metal” se ha convertido en un elemento cohesionador que compartimos la práctica totalidad de personas que formamos la familia de este sector

Muchas veces me he preguntado dónde radica la fuerza de nuestro sector. Dónde está la clave de ese sentimiento de pertenencia que tanto exteriorizamos, y que apenas se palpa en otras organizaciones. Y la respuesta siempre acude. Está en la conexión que llevamos en el ADN porque, a pesar de ser un sector tan amplio, heterogéneo en el tamaño de sus empresas y con la mayor diversidad de actividades que pueda tener cualquier otro tejido productivo del ámbito estatal, tenemos mucho en común.

 

La expresión “COMPAÑEROS DEL METAL” no se ha quedado sólo en una frase hecha, sino que se ha convertido en un elemento cohesionador que compartimos la práctica totalidad de personas que formamos la Familia del Metal. Pero, ¿qué hay detrás de eso?

 

Parte de ese sentimiento lo genera la capacidad innata de adaptación de nuestra federación a todos los cambios económicos y sociales desde su creación, hace ya más de cuatro décadas, para diseñar respuestas estratégicas que generen valor a las empresas. Una organización empresarial que ha sabido tomar el pulso a los nuevos escenarios adecuando sus servicios para ayudar al tejido empresarial de la industria, comercio y servicios del metal a progresar y ser más competitivo. Y todo gracias a que se ha sabido dotar siempre de un excelente equipo profesional y humano, sin el que sería absolutamente imposible haber llegado donde estamos.

 

Una federación que se haya hecho también fuerte en el plano institucional tanto local, autonómico como nacional. Gracias a esa representatividad, a día de hoy las reivindicaciones de las empresas que componen el metal se escuchan y se tienen en cuenta ante la continua avalancha y disparidad de normas y cargas impositivas. Una labor de negociación con las diferentes Administraciones que hacemos con absoluta firmeza e independencia por nuestra parte.

 

Aunque creo que nuestra verdadera fuerza no radica sólo en lo que anteriormente he apuntado. La verdadera fuerza del metal está en sus personas.

 

Hace unos días así lo sentí en el merecidísimo reconocimiento que nuestra asociación de Empresarios Instaladores Eléctricos, Telecomunicaciones y Energías Renovables (Aselec), a la que felicito desde aquí por su iniciativa, hizo para conmemorar la memoria de nuestro compañero recientemente fallecido, SERGIO POMAR. Un claro exponente del espíritu del metal. Una persona proactiva, comprometida, con una manera de trabajar desinteresada que le honra y, en gran parte responsable del impulso de la gran asociación que ha dejado, como en su día lo fue también Enrique Ruiz, padre de nuestro vicepresidente segundo de FEMEVAL. Una estela digna de mención similar a la de tantos empresarios y empresarias que han aportado tanto y durante tantos años a nuestra federación. Todas estas personas son nuestro ejemplo a seguir.

 

Somos lo que somos por la suma de un todo. Somos grandes por el trabajo de nuestra gente, por defender con criterio las ideas y necesidades de nuestras asociaciones para hacerlas fuertes. Y somos lo que somos porque hace tiempo, muchos empresarios y empresarias ya creyeron en el proyecto de esta patronal, poniendo de su bolsillo sin pedir nada a cambio, los fondos necesarios para poder disponer de la sede que hoy en día tenemos, sin dependencia de nadie.

 

Esas personas que emprendieron en su día el proyecto, el equipo humano que siempre ha sabido estar a la altura de lo que se ha necesitado, así como los miembros de las asociaciones que componen FEMEVAL que las mantenéis vivas para defender a vuestros sectores, me habéis enseñado que las personas sois la verdadera ¨FUERZA DEL METAL”.

 

GRACIAS A TODOS Y TODAS